Lo inesperado que pulveriza todo. Ayer quedaron hijos que amar, vida que soñar. Un mensaje sin mandar, una historia sin contar. El pecho aplastado no puede respirar. El alma rota no encuentra sus pedazos. No entiende de finales sin final. Las palabras mudas que quieren decir . La canción sorda que no tiene fin. Y un montón de vida apilada , justo ahí.

Anuncios