Los mareados

No es el tango. Son reales. Son ellos.

Los mareados son esos que caminan por ahí sin saber a dónde van. Para la esquina, para la izquierda, para la derecha: imposible de decifrar su rumbo.

Los ves en todas partes, con mirada perdida a veces, caminan hacia ningún lado para llegar antes.

Visten de blanco, de negro, de verde y de violeta. A cuadros y con flores también. Y cargan sus bolsos repletos de sueños viejos y húmedos para dejarlos perdidos en ninguna parte.

Y de pronto pasa algo y paran y miran y se quedan mirando eso que pasa. Son testigos mudos que miran y no hacen nada. Como estatuas miran y miran.

Termina el día. Y los mareados regresan a alguna parte porque mañana hay que seguir caminando…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s