Transito las autopistas de mi mente, como turista en vacaciones. De pronto una curva en mis pensamientos y ahí esta: esa vieja idea que atesoré por años… sigue ahí ,en esa esquina ,como esperando a que la lleve. 

Sigo el viaje y por el retrovisor la veo cada vez más lejos…

Freno. 

Retomo el camino y regreso. 

“Hola, vamos? ”

Abro la puerta y se sube. Arranco a toda velocidad y esta vez no miro atrás. 

La idea y yo juntas! Después de tanto tiempo, capaz que ahora sí!
Del cuento: Locas ideas, de Susy Mitchell.

Anuncios