Los herencia de Ragnar

Llegamos una tarde de verano. Eran como las 5. El hotel ,moderno y bien ubicado, muy cerca de una de las calles principales. Dejamos las valijas, preparamos mapas y cámara de foto y partimos a descubrir la ciudad.

Apenas un par de cuadras y allí estaba Stroget. Tiendas a un lado y al otro: Gucci, Prada y H&M conviven en un mismo escenario. Calle peatonal por excelencia, te lleva por bares, restaurantes, galerías y negocios de todo tipo. Muchos de diseño, en lo cual supe más tarde, los daneses tienen liderazgo.

Mientras caminábamos entre turistas y descendientes de vikingos, encontramos una fuente cuya agua era espuma. La tarde se transformó en juego de burbujas entre los presentes. La posta la tomaron los más pequeños que juntaban espuma con sus manos y la soplaban al viento en medio de risas y miradas cómplices. Confieso que me hubiera encantado sumarme al espacio lúdico pero aún quedaba mucho por caminar y se hacía la hora de comer.

DSC_0767.JPG

A cada paso, en cada esquina estaba la descendencia de Odin: cabello muy rubio, ojos azul intenso, imponente estatura y piel dorada por el sol escandinavo. Era difícil concentrarse en otra cosa que no fuera, mirar?

Un día antes de llegar a Copenhagen mi hermano mayor, Edu, me había ilustrado con historias acerca de la conquista vikinga. Los daneses, según su relato, se habían ganado el primer puesto en sanguinarios, rústicos y salvajes. DSC_0810.JPG

Si bien sus cuentos tenían mucho de verdadero,( que lo diga Christian Hans Andersen) también es cierto que se hacía cuesta arriba creerlos si pensamos en el enorme contraste entre su conclusión y lo que observaba a mi alrededor esa tarde de verano. Ante mis ojos se abría la civilización y no la barbarie: una ciudad sofisticada, que se jacta de corrupción cero y sus habitantes aseguran ser los más felices del planeta ( de este por lo menos…) si hasta juegan con la espuma de una fuente en plena vía pública…

Recordé una vez más al legendario rey Ragnar Lodbrok y su mirada picante y entendí: algo pasó en el medio entre el siglo VIII  y el 2016. Más de mil años de historia entre ataques salvajes y fuentes con espuma que devinieron en una nación de gentes amables y sencillas cuya educación esta por encima de su propia herencia la cual parecen haber usado como trampolín para alcanzar la cima del buen gusto, la honestidad, la belleza y la armonía.

Terminamos el día en una adorable callecita remota, al ritmo de un barítono italiano y un spaghetti bolognese, agobiados por un diagnóstico demoledor:  tanta perfección terminó por quebrarnos hasta extrañar nuestro origen que, sin lugar a dudas, está muy lejos del rey danés y su herencia y más cerca de la tierra…

Copenhagen

 

Anuncios

Un comentario en “Los herencia de Ragnar

  1. Increíble transformación.! Nos da esperanzas de que la argentina y los argentinos podemos cambiar y que algún días nuestros descendientes vivan en un país mejor

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s